Café de Colombia - Notas de viaje

Café de Colombia – Día 10

 

En la mañana siguiente desayunamos con vistas a la verde Sierra Nevada. Por tanto, «nevada» significa cubierta de nieve, pero la nieve es extremadamente rara aquí en el Caribe, incluso a esta altitud. Justo después del desayuno echamos un vistazo a la «Finca Buenos Aires», donde pasamos la noche.

Inspeccionamos las instalaciones de lavado y secado del café y también vemos el alojamiento de los recolectores. Son en su mayoría trabajadores estacionales y en su mayoría vienen de lejos, de otras partes de Colombia y sólo están durante la temporada de cosecha en las fincas.

Hund Finca Buenos Aires (2)
El perro de la familia.

Una vez terminada la temporada de cosecha aquí, se trasladan o regresan a sus propias fincas. Debido a las diferentes zonas climáticas de Colombia, suele haber trabajo para ellos en alguna parte. Sin embargo, los trabajadores son los que menos cobran, por lo que me pregunto a quién tiene en cuenta el sistema de comercio justo. Aunque normalmente sólo se obtiene una certificación de Comercio Justo si todos los trabajadores reciben el salario mínimo, pero como ya se ha mencionado en otros artículos, éste es de unos 300 euros en Colombia y, por tanto, demasiado bajo para una buena vida.

 

Mientras a los tostadores explican a los otros con detalle los procesos y algunos posan para sus páginas web, boletines y cuentas de Instagram, yo tonteo con tres de los niños. Son los dos hermanos que viven en la finca y su primo que vive en la finca vecina. No reciben muchas visitas aquí, en la reclusión, así que estoy seguro de que es especialmente emocionante para ellos tener tanta gente como invitados. Como a muchos niños, les fascinan nuestras cámaras réflex. Posan, siempre quieren que les hagamos fotos y se alegran cuando por fin tienen las cámaras en sus manos y pueden hacerse fotos ellos mismos.

Finalmente, es el momento de una última foto de grupo y de la despedida.

Primero bajamos la montaña, visitamos a un vecino con una finca y admiramos el pequeño huerto que hay allí – ¡es genial cómo todo crece mucho mejor y aparentemente sin esfuerzo aquí debido al clima cálido y mas húmedo que en nuestros jardines en casa en alemania!

Luego hay que volver a montar en mulas y andar apie el resto del camino. El camino de vuelta parece más corto y menos agotador que el de ayer. Quizá también porque ahora ya lo conocemos.

O también porque hacemos una pequeña parada en medio cuando vemos a un hombre con un Tucán domesticado. Ha encontrado al joven animal y lo ha criado,  y mientras estamos ahí le da de comer un platano.

Cuando llegamos al pueblo, vemos a mujeres y niños saliendo de la iglesia y a hombres sentados con una cerveza en la plaza del pueblo. Es domingo. Algunos hombres también juegan al tejo . Nos explican el juego. Los principales componentes del juego son un objetivo y un  disco con el que se trata de acertar al objetivo desde cierta distancia. La particularidad es que el blanco es un pequeño paquete lleno de pólvora negra y el disco que se lanza para acertrlo es metálico. Los paquetes de objetivos se encuentran en un anillo también metalico, que a su vez se encuentra en una caja inclinada con arcilla. Si das a uno de los objetivos con el disco (Tejo, del que toma el nombre el juego), se produce una pequeña explosión.

Bajo la mirada interesada y divertida de los cafeteros probamos suerte -¡y fracasamos estrepitosamente! Pero es muy divertido. A algunos de nuestro grupo se les despierta la ambición y se ponen a prueba en una segunda vuelta. Finalmente todos nos rendimos y admiramos el juego de los colombianos. Sin aparente esfuerzo, lanzan el tejo de 1,5 kg hacia el objetivo, que está a 19,5 m de distancia. Y *bam*/*bang*/*poof* – ¡golpe de nuevo!

Bueno, ¡probablemente no nos convirtamos en campeones de Tejo! Preferimos compartir  una cerveza en el pub local antes de tener que despedirnos definitivamente de nuestros anfitriones. También habían venido al pueblo a pasar el domingo aquí. Volvemos a subir a los jeeps y nos despedimos una vez más. De alguna manera, todos estamos impresionados por el trabajo en torno al café y por la gente de aquí, por su alegría y hospitalidad.

La siguiente parada es otra finca, donde ya nos esperan con el almuerzo. Hay sopa, luego carne, arroz, ensalada y plátano frito. Lo mismo, lo mismo.

Mientras tanto, nosotros ya estamos mirando a los dos loros de las familias.

Todos están un poco agotados por los días anteriores, sólo algunos consiguen todavía dirigirse educadamente a los anfitriones con preguntas.

Después de la cena nos muestran los baños recién alicatados y la cocina renovada como característica especial. El dinero para esto provino de la cooperativa. Y también se instaló el equipo de lavado y pelado del café con el apoyo de la Red Ecolsierra.

 

Esa es la idea de la cooperativa: mejorar la vida de la gente de aquí. Y al mismo tiempo les ayuda a producir una mejor calidad para el comprador.

Para ello es necesario establecer asociaciones estables con los importadores de Europa. Compradores fiables que estén dispuestos a trabajar juntos durante años y a pagar parte del precio por adelantado, como el Colectivo Café Libertad.
Estas alianzas con precios preacordados también dan sus frutos cuando los precios en el mercado mundial suben en años cafeteros inusualmente malos con altas pérdidas de cosecha. Suele ser la época de los «coyotes». Se trata de comerciantes voladores que recorren el país y llaman a las puertas de los caficultores para comprar café para las grandes empresas, como Nestlé. Se vuelven especialmente activos cuando de repente ya no hay suficiente café barato para su producción en el mercado mundial.

En esos años puede ocurrir incluso que estos intermediarios paguen más que los compradores de Comercio Justo. Sin embargo, debido a la fiabilidad y a la comunidad, sigue mereciendo la pena que los miembros de la cooperativa vendan su parte a la cooperativa en estos años. Porque incluso en los años que no son de mala cosecha, hay por supuesto otros comerciantes en el pueblo además de la cooperativa.
Porque, por supuesto, también hay agricultores que no están organizados en la cooperativa.

Sin embargo, como mencionado en los articulos precedentes, las fusiones en cooperativas hacen que los agricultores puedan conseguir un precio más alto con sus productos. Por un lado, a través de una mejor posición negociadora y poder de mercado debido a su tamaño, pero también a través de más conocimientos y mejor calidad.

Además, el café especial a veces se fermenta para resaltar o acentuar ciertos sabores.

En Red Ecolsierra, esto ocurre en la llamada unidad de proceso.
Aquí hay grandes cubas que parecen más bien contenedores de recogida de agua de lluvia. Una pizarra con las «recetas» colgada en la pared. Aquí la cooperativa experimenta con fermentaciones aeróbicas y anaeróbicas (es decir, con y sin aire).

Los procesos de este tipo difícilmente pueden ser implementados por un agricultor individual. Otra ventaja de la cooperativa.

No sólo se necesita la tecnología y los conocimientos para ello, sino que también el espacio/la superficie de la calle es a menudo un problema en las regiones montañosas. Por supuesto, la mayoría de las fincas están situadas en la ladera, donde el café crece especialmente bien. Allí, la tierra plana es escasa. Y también ocurre que el café que se entrega a la cooperativa aún no está lo suficientemente seco para ser almacenado. En este caso, a veces se vuelve a secar aquí, en el almacén central, al que está conectada la unidad de procesamiento.

Subimos a un techo plano con vistas a los interminables monocultivos de plátanos y nos quedamos bajo un maravilloso árbol de mango que de vez en cuando deja caer su fruta madura con un estallido o un chapoteo (dependiendo de la madurez de la fruta).

Con las plantaciones de plátanos a nuestra espalda, vemos el almacén de café. Aquí también se comprueba la calidad del café antes de venderlo y transportarlo.

Deambulamos un poco más por el laberinto de pilas de sacos de café demasiado altas. Y observamos cómo los trabajadores de la cooperativa los apilan. Hace calor, hay polvo y cada saco de café pesa unos impresionantes 69 kg, sin duda más que el peso corporal de algunos de los trabajadores. Es un trabajo agotador.

Es la última parada con el grupo de la Ecolsierra Roja y así nos despedimos calurosamente antes de que las camionetas nos lleven de vuelta a la ciudad. Al llegar a Santa Marta nos alegramos de tener una ducha y habitaciones con aire acondicionado. A diferencia de las refrescantes alturas de Sierra Nevada por la tarde, Santa Marta tiene un clima caribeño. Lo disfrutamos en la plaza de la iglesia con una deliciosa comida con mucho coco, en el calor tropical bajo las palmeras.

Serien-Navigation<< Café de Colombia – Día 7 y Día 8Café de Colombia – Día 9 >>

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.