Café de Colombia - Notas de viaje

Café de Colombia – Día 11 (ultimo día)


Hoy nos reunimos por última vez en términos de café. Vamos a Cooagronevada[1] (combinación de las palabras Cooperativa agrocultura y Sierra Nevada (región cercana a Santa Marta)). En esta cooperativa, 21 familias de caficultores se unieron en 2007.

Comité de mujeres.

Hoy (2020) hay más de 70 familias y existe un comité especial de mujeres con 26 miembros. Este comité trabaja por la igualdad de derechos de las mujeres en las familias cafeteras. Ahora la cooperativa no sólo está certificada para el comercio justo y la agricultura ecológica, también cuentan con  la certificación «Women Care Certified®» (WCC).

El certificado del CMI fue introducido por la Alianza de Mujeres de Café de Costa Rica (AMCCR) en 2015. Su objetivo es llamar la atención sobre la situación especial de las mujeres y promover sus oportunidades y la igualdad de derechos.

Sólo pueden participar las familias agricultoras en las que la finca pertenece a la mujer. Pero no importa si está soltera o casada.

En 2019, 14 contenedores de café de Cooagronevada recibieron este sello, nos cuenta Sandra Palacios, de la cooperativa.Y el científico Xiomy (nuestro guía turístico), nos cuenta un poco más sobre los antecedentes y la importancia de estos esfuerzos por una mayor igualdad. Aquí, en el noreste de Colombia, las mujeres tienen hoy un poco más de derechos que en el resto del país. Antes había muchos paramilitares aquí.

Por ello, en el proceso de paz se concedió un número especialmente elevado de subvenciones. Estas subvenciones estaban destinadas a permitir que los antiguos combatientes obtuvieran unos ingresos honestos mediante el cultivo del café. Don Omar, a quien habíamos visitado al principio, en el segundo dia de nuestro viaje, también nos había hablado de esto. [2]

Debido a esta historia de promoción de la mujer, quizás fue especialmente fácil para la Cooagronevada encontrar familias en las que la finca era de la mujer. Y así poder optar al sello/certificato WCC.

 

Ningún tipo de violencia contra las mujeres: un objetivo del sello Women's Café.
El diseño del envase fue creado por estudiantes.

Los estudiantes de la Universidad de Bogotá también les ayudaron. Ell@s desarrollaron un logotipo y un envase especial para el café de las mujeres. El proyecto llegó a donar los primeros 10.000 envases para que la cooperativa pudiera utilizar el diseño inmediatamente.

Esto, a su vez, facilita la comercialización del café con su propia marca. Las mujeres ya no pueden «sólo» cultivar el café, sino tostarlo, envasarlo y venderlo directamente.

La gran ventaja: más etapas del proceso de valor añadido permanecen en el país productor y, por tanto, también una mayor parte de los beneficios (véase también la entrevista con Natalie Weiß).

Para tener otras fuentes de ingresos, la cooperativa también tiene su propia cafetería. Allí sirven varias especialidades de café. Esta vez no tenemos tiempo para visitar el Café Donama [3] . Pero creo que es una gran idea. Cuando vuelva a Santa Marta, me gustaría mucho visitar el café.

Haga clic aquí para acceder a la página del Café Donamas.

 

Es un poco como el proyecto «Arte y Pasión» en Bogotá. El proyecto tiene varios objetivos importantes. Por un lado, el aumento de los beneficios ya mencionado. Por otro lado, también pretende cambiar el papel de los caficultores. Y en tercer lugar, promueve el consumo interno de buen café.

Esta es también una preocupación de muchos actores del mercado cafetero colombiano: inspirar a sus propios compatriotas para mejorar la calidad del café. En la actualidad, en Colombia, como en la mayoría de los países productores de café, se toma sobre todo un café sencillo y barato. En Colombia se llama «Sello Rojo». Es un café barato que se muele en la estantería del supermercado y que contiene principalmente los granos menos valiosos que no son aptos para la exportación.

Los jóvenes y ambiciosos cafeter@s quieren cambiar eso. Con los cursos de barista en Bogotá, con la participación en campeonatos de cata, pero también con cafés en ciudades más pequeñas como Santa Marta.

Y, por supuesto, con la formación de personas que puedan evaluar mejor la calidad del café por sí mismas. En la actualidad, los cafeteros siguen estando contentos cuando los «profesionales» de Europa o Estados Unidos vienen de visita. Esperan una relación comercial a largo plazo con precios justos. Pero también porque obtienen información sobre su propio producto.  ¿Qué sabor tiene el café para los importadores? ¿Cuántos puntos en la escala SCA obtendría? Y en relación con eso: ¿qué valor tiene? Pero también una evaluación de la ampliación de la gama de productos: ¿qué productos podríamos seguir exportando?

Porque una gama de productos más amplia hace que se dependa menos del precio del café. Permite obtener más ingresos. Esto minimiza el riesgo asociado a la dependencia de un solo producto. Porque también en Colombia se sienten los efectos del cambio climático: cada vez hace más calor. Y eso hace más difícil el cultivo del café. En Sierra Nevada, muchos agricultores sólo tienen una opción.

 

Tienen que cultivar el café en las zonas más frías de la montaña. Para ello, tienen que talar los bosques. No hay otra forma de asegurar su sustento. Así que para independizarse un poco más del café y tener una fuente de ingresos alternativa, las mujeres de Cooagronevada recurren a otros productos como la miel y el cacao.

El cacao tiene la gran ventaja para ellos de que requiere un clima similar al del café. Pero es un poco más robusto frente a los cambios de temperatura. Además, hay un gran mercado para el cacao. En Alemania comemos 10 kg de chocolate por persona, cada año. Pero, por desgracia, la mayor parte procede de cultivos no sostenibles.  Y hasta ahora, sólo el 16% del cacao cultivado en el mundo procede de América Central y del Sur. Así que todavía no está del todo claro si el cultivo de cacao en Colombia es rentable a largo plazo. En el caso del chocolate que no es objeto de comercio justo, apenas merece la pena: sólo un 7% del precio del cacao se queda en manos del agricultor. Para una barra barata (89 céntimos por 100 gramos de chocolate con leche), son unos 6 céntimos. [4]

Producen también miel.

Otra desventaja es que los árboles de cacao sólo florecen después de 5-6 años. Y sólo después de 12 años aportan todo el rendimiento. Pero luego florecen y dan a luz todo el año y pueden llegar a tener hasta 100 años.

Pero también para el cacao los cafeter@s tendrían que hacer un análisis de mercado. Tendrían que encontrar nuevos clientes para los productos. Tendrían que establecer nuevas relaciones comerciales y también conocer los deseos de los clientes finales.

Estos son los sacos de café de la Cooagronevada.

En cambio, en la exportación de café, Cooagronevada está ya muy consolidada. También como productor de cafés especiales.

Sandra nos habla de dos clientes que sólo[5] compran café con al menos 84 puntos SCA.

Pero no todos los compañeros pueden ofrecer esta calidad, sólo algunos alcanzan los 85 puntos. ¿Y qué ocurre entonces?

Si un café sólo alcanza 83 puntos, se mezcla con un café que alcanza 85 puntos. La mezcla tiene entonces 84 puntos. Entonces el cliente lo compra a buen precio.

El precio, que los compañeros reciben a su vez de la cooperativa, se compone del precio básico, así como de los recargos/el dinero extra por el cultivo ecológico y también por la mejor calidad. [6]

De Sandra quiero saber: Para las mujeres de mayor calidad, ¿no sería mejor un comercio directo sólo de su café? Ya he escrito en otros artículos que el interés por el café Microlot va a más.

Pero cuando Cooagronevada mezcla cafés, ya no es varietal. Y, por tanto, menos valioso que el café especial.

Pero la respuesta de Sandra es no. No le gusta la idea de que los compañeros vendan su café por su cuenta. Eso socavaría la idea de solidaridad en la cooperativa. Así que Cooagronevada vende mezclas exclusivamente. Es posible que no alcancen los precios máximos absolutos que podrían lograr los cafés de la tercera ola (lote único, mircolot). Pero aseguran la solidaridad a largo plazo entre los cafeter@s. [7]

Porque si cultivas una buena variedad como cooperativa y tienes un buen año, puedes ganar mucho dinero ese año. Si vende el café como café mircolot y no como parte de la mezcla de la cooperativa. Pero el año que viene, el tiempo puede ser ya diferente y no conseguirás la misma calidad. Para minimizar estos riesgos es bueno formar parte de la cooperativa.

Varios envases de los clientes.
El perfil de sabor del café Cooagronevada.

Esa fue mucha información. Ahora volvemos a la cata y probamos el café.

Se nota que la gente aquí ha pensado en la calidad del café. Cooagronevada también refina su café con procesos como la «honey»[8] . Han mejorado el perfil de sabor de su café y lo han hecho más interesante.

Sin embargo, para muchos consumidores de café, el sabor no es el único factor. Pero cada vez más la pregunta: ¿de dónde viene el café, quién lo ha cultivado? ¿Cómo están estas personas?

En este viaje visitamos muchas cooperativas y caficultores. Aquí en Santa Marta, pero también en las demás, conocimos a gente estupenda. Hombres y mujeres dedicados que quieren cultivar un buen café. Y que quieren vender el café a un precio del que puedan vivir bien.

Una cuchara especial de cata para degustar el café.

¡Ese debería ser el objetivo de todos nosotros!

Me parece una locura que mucha gente pague casi 6 euros por un «Venti Pumpkin Spice Latte Decaf Soymilk» (la bebida más popular del otoño, que dice tener algo que ver con la calabaza y el café, pero que básicamente sólo consiste en grasa y azúcar[9]) en la cadena de café estadounidense Starbucks pagó casi 6€. Pero cuando un paquete de 250 gramos de café cuesta 6 euros, les parece demasiado caro. Sin embargo, este paquete sería suficiente para hacer 15 Spicy Lattes en casa[10].

Pienso: ¡Tenemos que llegar al punto en que el consumo de café de comercio justo y la compra de productos de comercio justo en general se conviertan en la norma!

Ahora estoy sentada en la lejana Alemania escribiendo este artículo y bebiendo una tacita de Rebeldia[11]del colectivo Café Libertad. Cuando el café está en mi taza, ya ha hecho un largo viaje. Un recolector ha recogido las cerezas de café maduras en una ladera empinada bajo un sol abrasador o bajo una lluvia torrencial. Probablemente el recolector vino de otra parte del país. Y dormió muchas semanas en una habitación con varias personas. Llevó el café a la balanza y obtuvo al menos el salario mínimo por él. O tal vez fue la propia cafetera la que recogió el café. El café fue lavado, descascarillado y secado. Embolsado. Llevado a lomos de una mula desde las montañas de Sierra Nevada por el puente construido por la cooperativa hasta el pueblo. Allí el café fué pesado, inspeccionado, comprado y almacenado por la cooperativa. Desde allí, se lleva en una camioneta hasta el almacén central de la cooperativa. Aquí tal vez se secó de nuevo: Así que fuera de las bolsas de nuevo, se extendió en el sol, embalado de nuevo en las bolsas. Apilados en el almacén formando un verdadero laberinto. Desde el almacén intermedio, el café se llevó al almacén principal de Santa Marta, se clasificó y se volvía a empaquetar en bolsas. A continuación, el café se transportó en camiones hasta el puerto de Santa Marta; por suerte, el mar está cerca.[12] En un barco cruzó el océano durante varias semanas hasta llegar a Hamburgo. En la ciudad hanseática, se almacenó en el colectivo Café Libertad. Comprobado de nuevo. Transportado al tostador. De nuevo. Envasado. Y finalmente me lo enviaron por correo. Una locura, creo. Me siento y disfruto aún más del café.

2 Le parecía injusto que los antiguos guerrilleros recibieran una ayuda inicial para el cultivo del café, mientras que él no recibía ninguna ayuda porque ya había sido caficultor antes.

5 SCA es la Asociación de Cafés Especiales. Un café «normal» está siempre por debajo de los 80 puntos, a partir de los 80 empieza la especialidad.   De 80 a 84,99 puntos el café se considera muy bueno, de 85 a 89,99 puntos excelente y de 90 a 100 puntos sobresaliente. Ni siquiera el 1% del café cosechado en el mundo recibe esta máxima calificación.  https://www.coffeecircle.com/de/b/specialty-coffee-definition, consultado el 1/12/2020.

6 La mayoría de los compañer@s cultivan café con una calidad de 82 a 83 puntos.

7Si quisiéramos clasificar la calidad del café, el primer/último grado es simplemente una mezcla de granos comprados juntos de todo el mundo. Se ha reunido para adaptarse a nuestro gusto por el café Jakobs. En Alemania también tomamos este café desde hace años. Lo encontramos en muchos paquetes de Tchibo, Melitta pero también en las marcas privadas de los supermercados. En la siguiente etapa de la evolución del café, se fue imponiendo poco a poco la constatación de que el café de distintas regiones tiene un sabor diferente. Se comercializaron (y se comercializan) cafés que sólo proceden de determinados países. En la siguiente etapa, todo se vuelve aún más pequeño: se trata de regiones específicas, análogas al vino. La última forma de especificar aún más la regional es limitarla a una sola pendiente: un microlote.

8 El procesamiento de «honey» (miel) significa que, al lavar el grano de café, no se elimina por completo la fina membrana mucosa. Este contiene azúcar por naturaleza. Durante el secado, este dulzor permanece en el café.

10 Si suponemos que hay un doble espresso en dicha bebida, que suele prepararse con 17 g de café en polvo (véase, por ejemplo, https://kaffeemacher.ch/espresso-zubereiten/, recuperado el 26/11/2020)

11  Puedes pedir el café aquí: https://www.cafe-libertad.de/rebeldia (este NO es un enlace de afiliado, por lo que NO recibo ningún dinero si haces clic en este enlace)

12 Si el café no se cultivó en el interior, como el café de Don Omar, entonces, por supuesto, hay un camino más largo hasta el mar.

Serien-Navigation<< Café de Colombia – Día 9

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.