Allgemein

Café de Colombia – Día 2 y 3

Tras una agradable noche en un hotel local, subimos a la zona de carga cubierta de una camioneta y nos llevan donde Don Omar. Su «Finca Flores», ocupa 42 hectáreas oséa 10 veces más grande que la de Doña Magdalena.

Omar nos habla del éxodo rural: la gente en Colombia también prefiere vivir en la ciudad, donde espera encontrar trabajo y no cultivar o cosechar café por una miseria. Dado que el café se negocia en bolsa, el precio del café en Colombia también se ve influido por el resultado de la cosecha en otras partes del mundo. Y actualmente, debido a una buena cosecha en Brasil, el precio del café es tan bajo que no es posible obtener beneficios. Sólo los que tienen la certificación de comercio justo o ecológico pueden seguir ganando lo suficiente para garantizar su supervivencia. Al mismo tiempo, aumenta el consumo de los llamados cafés especiales. Café especial significa, por un lado, variedades especiales, pero también de origen único, es decir, café que sólo procede de un lugar y no contiene una mezcla. Ahora hay incluso cafés mircolot, que son cafés en los que sólo el café de un solo agricultor o incluso de una sola vertiente acaba en una bolsa. Sin embargo, para conseguirlo, los agricultores no sólo tienen que cultivar y recoger variedades puras, sino que todo el proceso de transporte debe llevarse a cabo de forma que no se produzca ninguna mezcla. Un gran esfuerzo que hay que pagar. Un kilo de café especial puede llegar a costar 30 euros. Esto puede parecer mucho al principio, pero al final es un buen negocio si tenemos en cuenta que el contaminante café en cápsulas de Nespresso ronda los 60-80 euros/kg1.

Cada vez son más los productores y cooperativas de Colombia que apuestan por el café especial y esperan conseguir un precio más alto al final debido a la mejor calidad. Este es también el caso de Don Omar: durante la cata, los profesionales de nuestro grupo encuentran un café especialmente sabroso que, sin embargo, tiene un precio consistente de más de 20 euros/kg en la compra. Los tostadores se lanzan miradas apreciativas entre ellos: ¡delicioso! Pero es demasiado caro para obtener suficientes beneficios con él en Austria o Alemania.

Lo que hace que el café aquí, y también en Doña Magdalena, sea especial es el cultivo en la sombra. Los cafetos crecen a la sombra de árboles más grandes y más pequeños, como los cambulos y los ocobulos. Esto hace que el cuidado de las plantaciones sea más complejo y, al final, la calidad del café sea mejor.

Este tipo de cultivo es especialmente ventajoso para el suelo debido a la biodiversidad. Esto significa, entre otras cosas, que no todas las plantas se ven afectadas por una enfermedad. Por cada 20.000 cafetos, hay 600 árboles de sombra y 100 plataneros.

Los árboles grandes y de raíces profundas también ayudan a estabilizar las pendientes de cultivo, a veces muy pronunciadas, pero al mismo tiempo facilitan la propagación del moho. Y hay otro problema: el cambio climático también se nota en Colombia. Las estaciones secas son más largas que en el pasado, pero las precipitaciones son más intensas en otras estaciones. En general, las condiciones meteorológicas extremas han aumentado, lo que también provoca fluctuaciones en la cosecha de café. De poco sirve que las bananas y los plátanos, así como el cacao cultivado adicionalmente, generen un pequeño ingreso adicional.

Hasta aquí llegó el cafetero. ¿Pero qué pasa con los recolectores?

¿Y qué ganan? A diferencia de la mayoría de las plantaciones de café, Omar paga por día, no por kilo. Esto, dice, le permite garantizar una mejor calidad. Al fin y al cabo, dice, si se paga al recolector por kilo, siempre estará tentado de recoger las cerezas de café que no están tan maduras. Y sobre todo con los altos precios del café especial, la calidad es enormemente importante. Un recolector puede recoger 80 kg en un día, por los que obtiene unos 38.000 pesos (el equivalente a unos 10 euros), si alguien le trae 100 kg, crea alguna sospecha a Omar.

En la finca, los recolectores tienen la oportunidad de comer, pero les cuesta 10.000 pesos al día. Una cuarta parte de los ingresos diarios para la alimentación. Parece mucho, pero no puedo imaginarme cuántos recolectores preferirían alimentarse por sí mismos, y si tendrían siquiera la oportunidad de hacerlo en los refugios comunales, que ahora parecen desiertos y polvorientos en la temporada baja.
Para Omar y su familia, el cultivo del café parece ser un negocio razonablemente rentable. Visitamos a su hermana con niños y a su madre en su «casa de verano» en la finca – es colorida y llena de flores.

Pero no para todo el mundo aquí en la región el cultivo del café vale la pena: su vecino había arrancado su café y se había comprado una vaca. Algunos de los miembros de nuestro grupo parecen incomprensivos: ¿cómo se puede hacer eso? Otra persona cree que es comprensible, porque la vaca se pone a la sombra cuando hace demasiado calor. El bajo precio del café en el año en curso hace el resto.

Por eso vale la pena que productores como Omar comercien directamente con los importadores de Europa. En la mayoría de los contratos, el 60% del precio se paga por adelantado para que Omar pueda pagar a los trabajadores. El 40% restante se debe pagar una vez que el café llegue a Europa. La ventaja para los importadores es que suelen obtener mejor calidad con el comercio directo y, además, para muchos clientes de Europa las historias de los cultivadores son un argumento de venta adicional.

Pero estas historias son, por supuesto, de color. Son las historias de éxito de Doña Magalena y Don Omar. Ambos son personas educadas que viven o vivieron en la ciudad y ven el cultivo del café como una inversión o como un pasatiempo.

Nadie cuenta la historia de los pequeños agricultores de hasta 3 hectáreas que recibieron ayuda financiera para convertirse a la agricultura ecológica. Aunque era un proyecto del gobierno para permitir a los exguerrilleros y exparamilitares obtener un ingreso legal.

Tampoco se cuenta la historia de la pareja venezolana que vive en la finca de Don Omar y mantiene el orden allí. Ni una palabra sobre la pequeña cocina, bastante descuidada, con las paredes llenas de hollín del fuego abierto. Los dos permanecen en un segundo plano durante nuestra visita. La televisión está encendida mientras su hija pequeña juega en el suelo. Nadie cuenta esta historia. Ni siquiera yo, porque sólo los miro y no pregunto.

Omar los menciona sólo de pasada. Como en Colombia tampoco encuentra a nadie que quiera vivir tan aislado y cuidar la finca, que está bastante desierta en temporada baja, esta pareja venezolana vive ahora aquí. Tuvieron que huir de su país de origen, que en su día fue uno de los más ricos de América Latina, porque había una gran pobreza debido a la mala gestión. Aquí han encontrado trabajo y refugio temporal, pero ¿qué significa eso para ellos? No lo sé.

Pero el café de Don Omar es bueno, y la historia que lo rodea también es bien recibida por los tostadores, a algunos les gustaría comprarle. Y para eso estamos aquí, después de todo. Así que negociamos las condiciones de las posibles entregas en el puerto y nos vamos de nuevo, de vuelta a Bogotá, la capital de Colombia.

En el camino nos detenemos en un pequeño pueblo con las típicas casas de colores, visitamos una cascada, hacemos algunas fotos y probamos una crema dulce de café.

En Bogotá tenemos una noche de estancia, antes de volar al día siguiente a Pitalito en el departamento del Huila, bastante al sur de Colombia.

Serien-Navigation<< Café de Colombia – Día 1Café de Colombia – Día 4 >>

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.