Allgemein

Café de Colombia – Día 1

Es temprano cuando salgo de mi hotel en el centro de Bogotá. Me dirijo al aeropuerto, donde debo encontrarme con dd científica colombiana Xiomara y un grupo de tostadores de café de Austria para explorar con ellos las plantaciones de café de Colombia.

También estará Alexei, del Colectivo Café Libertad.

En el vestíbulo del hotel  entre grandes saludos se presentan los unos a los hotros y luego de poco ya estamos sentados en un minibús en el que pasaremos muchas horas en los próximos días.

Primero vamos donde Doña Magdalena en Silvania (Cundinamarca), a 80 km (2-3 horas en carro) de Bogotá.

La ex profesora de (escuela) primaria compró la finca en la pensión verde en el 2009 cuando se jubiló. Ahora cultiva aquí, en pequeña escala, pequeñas cantidades de cafés especiales como el Typica, el Geisha y el inusual Mocca. Al visitar el jardín y la pequeña plantación, entiendo rápidamente por qué se cultiva tan poco el mocca: los árboles son muy pequeños y dan pocos frutos, pero el café tiene un sabor excelente.

Queremos saber porqué cultiva algo tan poco productivo. Ella se ríe: bueno, tiene su pensión y no tiene que vivir del cultivo del café. Y las variedades antiguas siempre le han interesado, por eso está aquí: para experimentar con ellas. En sus 4 hectáreas cultiva 8 «cargas» (una carga equivale a 125 kg) al año; su cosecha total es de aproximadamente una tonelada de café verde.

Como los tostadores son comerciantes especializados, les gusta saber cómo Doña Magdalena procesa y vende su café. Produce sobre todo café lavado, pero a veces hace café fermentado. La fermentación aporta diferentes sabores al café y suele hacerlo más interesante e inusual.

Funciona de forma ecológica y está certificada a través de una cooperativa; su propio certificado costaría más de 1.000 euros al año.

Kaffeetrommel
En este tambor, el grano de café verde se libera de su cereza, la "cáscara", después del lavado. Los granos de café caen en el contenedor de acero inoxidable situado bajo el tambor.
Las cáscaras, en cambio, caen en otro contenedor.

Después de un recorrido por las plantaciones y el jardín con las plantas exóticas, obtenemos muestras del café y también podemos degustar un Te de cascara (una infusión de la baya seca del café/cereza, que de otro modo simplemente se compone como residuo de la producción de café). Es delicioso y tiene mucha cafeína. En cuanto al sabor,me recuerda un poco al té de rosa mosqueta.

Luego de eso degustamos los diferentes cafés que cultiva Doña Magdalena. Son deliciosos y tienen precios razonables. Pero sólo vende a través de la cooperativa y también sólo pequeñas cantidades. Por eso todavía no es lo más adecuado para los tostadores de nuestro grupo.

Una vez más salimos a la veranda con la maravillosa vista al jardín exótico y volvemos a subir al minibús para continuar hasta el siguiente lugar: Líbano (Tolima), a unos buenos 240 km de distancia.
Y así pasamos el resto del día en el carro.

Serien-NavigationCafé de Colombia – Día 2 y 3 >>

También puede gustarte...

1 Comentario

  1. […] nuestros cafés y compro unos cuantos paquetes más de granos para llevar a casa -aunque el de Doña Magdalena (ver Día 1) lamentablemente ya está […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.